El por qué del efecto rebote y cómo evitarlo

Una ventana a Internet para que cuentes a los demás tu caso: qué régimen o tratamiento seguiste, si tuviste éxito con él, y cómo te encuentras ahora. Tu experiencia puede ayudar a los demás.

Moderador: Moderadores

El por qué del efecto rebote y cómo evitarlo

Notapor MartaL » Jue May 17, 2018 10:53 am

Llega esa época en la que nos volvemos locos haciendo dietas para vernos estupendos en verano, la temida operación bikini ¡que nos pilla el toro!

Pero, ¿realmente funcionan las dietas milagro? ¿Merece la pena el sacrificio?

Todos conocemos a alguien que se pasa la vida a dieta (si es que no eres tú ese alguien), que vive en un sinvivir constante, pero ¿te has preguntado alguna vez por qué?

Porque este tipo de dietas te dicen qué comer y qué no comer, generalmente restringiendo alimentos y reduciendo el aporte calórico. Esto puede dar resultados durante el tiempo que se siga el plan dietético, sin embargo una vez abandonado, volverás a tus hábitos anteriores, al no haber reeducación y por tanto ningún cambio de conducta, con la consiguiente recuperación del peso perdido (efecto rebote), frustración y necesidad de empezar la dieta de nuevo (y así en bucle) lo que además supone un perjuicio para la salud.

Tiene lógica, ¿no?

Existe un tipo de dietas que además se basan en el consumo de suplementos o sustitutos de comidas, generalmente poco nutritivos y con un bajo aporte calórico. Estos productos “dan resultados” porque generalmente se acompañan de una dieta o de un pequeño cambio de hábitos, porque quien hace una inversión económica modifica también otros comportamientos, como suelen indicar los productos en cuestión, por lo que se asocia la pérdida de peso (lógica por la menor ingesta calórica) con el producto “milagroso”, creando dependencia y la errónea convicción de que funcionan, pero, una vez más, no habrás aprendido nada, seguirás sin tener el control de la situación. Detrás de estas dietas sólo hay negocio.

Creo que está claro que las dietas son pan para hoy y hambre para mañana, te dan el pez pero no te enseñan a pescar.

Así que, antes de lanzarte de cabeza a hacer la primera dieta que te recomienden pregúntate:

¿PASARÉ HAMBRE? Si la respuesta es sí, no va a funcionar: la saciedad es esencial para una pérdida de peso efectiva.

¿TENDRÉ QUE CONTAR CALORÍAS? Si la respuesta es sí, ¡huye!: además de ser un planteamiento absurdo y agotador, no todas las calorías se comportan igual en nuestro organismo.

¿ME PROHIBIRÁ ALIMENTOS? Si la respuesta es sí, no va a funcionar: no es una dieta sana y te generará ansiedad y carencias nutricionales.

¿ME LA PODRÉ SALTAR? Si la respuesta es no, descártala: estarás deseando saltártela y cuando lo hagas te sentirás mal (y es probable que abandones), además de no ser compatible con la vida social.

¿ME IMAGINO COMIENDO ASÍ EL RESTO DE MI VIDA? Si la respuesta es no, no te servirá de nada: no es una dieta con la que puedas disfrutar y la adherencia será nula.

¿APRENDERÉ ALGO? Si la respuesta es no, no funcionará: al no haber reeducación no habrá ningún cambio de conducta, y cuando la dejes volverás a tus hábitos anteriores y recuperarás el peso perdido.

¿ME HARÁ SENTIR MEJOR Y CON MÁS ENERGÍA? Si la respuesta es no, recházala: le pasará factura a tu salud.

Saca tus propias conclusiones…

Lo único que tiene sentido es modificar las conductas que te llevan una y otra vez a la misma situación, aprender a tener el control; lo demás es poner parches.

Si te identificas con estas situaciones y crees que puedo ayudarte, puedes apuntarte a mi plan de coaching nutricional en https://www.lombardianutricion.com/

¡Estaré encantada de ayudarte!
MartaL
 
Mensajes: 3
Registrado: Mié May 16, 2018 11:35 pm

Volver a CUENTA TU CASO

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado